Home > Editorial > Otra vez, Las Cañas

Ayer por la mañana ocurrió un percance vial protagonizado por un autobús que se quedó sin frenos, en la fatídica Cuesta de Las Cañas, en el km. 37 de la ruta hacia La  Antigua Guatemala.

Afortunadamente no hubo muertes que lamentar, pero varios de los 30 ocupantes del automotor resultaron con heridas que ameritaron su traslado a centros asistenciales, truncando así su propósito de celebrar un retiro religioso.

Y no es que se trate de un accidente común y corriente. El problema es que este sector siempre ha sido considerado de alto riesgo, especialmente para quienes no conocen la peligrosidad de esas curvas y pendientes, lo que ha provocado no menos de 15 accidentes solo en lo que va del año.

Como se sabe, la Cuesta de las Cañas es una sección de la carretera localizada en el municipio de Santa Lucía Milpas Altas, que conduce del municipio de San Lucas a La Antigua Guatemala, Sacatepéquez.  Su principal característica es que se trata de una bajada pronunciada que va del kilómetro 34 hasta la entrada a La Antigua Guatemala.

El trazado de este tramo de la carretera es considerada como una de las más peligrosas del país, por lo que se han realizado esfuerzos por minimizar los posibles accidentes, tales como rampas de emergencia a donde los pilotos pueden dirigirse en caso de una rotura de frenos u otro desperfecto mecánico.

Lamentablemente, han dado poco resultado y actualmente se encuentran en muy mal estado y llenas de maleza, por lo que resultan inútiles.

Ojalá que las autoridades correspondientes tomen cartas en el asunto, especialmente el nuevo Concejo Municipal de La Antigua Guatemala, que con el de Santa Lucía Milpas Altas podrían realizar una tarea conjunta para señalizar, reparar las rampas de emergencia y otras más que eviten percances que dejen como cauda personas heridas o muertas, como ya ha ocurrido muchas veces.