Home > Nacionales > Editorial > Extorsionan sin piedad, incluso a estudiantes

Extorsionan sin piedad, incluso a estudiantes

Andar con pánico por las calles de Jocotales, un lugar limítrofe entre la capital y Chinautla, ya es algo común. Y más si se trata de los alrededores del mercado. Allí extorsionan a los vendedores, los matan y hasta van a dejar restos humanos entre bolsas, para amedrentar a los comerciantes del lugar.

Pero eso no ha sido suficiente para los maleantes que protagonizan esos malos ratos para los pobladores, quienes se resisten a pagar una extorsión. Ahora se han dado a la tarea de extorsionar hasta a los niños. Ocho escuelas de los alrededores del mercado de Jocotales cerraron el viernes de la semana pasada, y volvieron a sus clases hasta hoy, aprovechando que se trataba de un descanso largo por la celebración de la Virgen de la Asunción, patrona de la ciudad capital.

Según los datos obtenidos por nuestros reporteros, en esos establecimientos los extorsionistas cobran Q1 por alumno y Q15 por maestro, cada semana, a cambio de no hacerles daño. Preocupada por la situación, la supervisión del área ordenó el cierre de los establecimientos, por ese pequeño lapso, intentando evitar que los infantes fueran agredidos. Incluso se sospechaba de la posibilidad de que lanzaran una granada al interior de alguna de las escuelas.

Así las cosas, cómo no van a vivir en pánico los habitantes. Y todo esto sucede, pese a que en el sector está instalada una sede de la Polimerc, la unidad de la PNC encargada de velar por la seguridad de los mercados. Allí, en tales condiciones, solo pueden estar sucediendo dos cosas: o los agentes no se dan abasto para enfrentar a los delincuentes y por ello prefieren no interferir, o los delincuentes actúan en contubernio con la Policía.

 

 

 

Leave a Reply