Home > Nacionales > No pagaron la extorsión y le costó la vida

No pagaron la extorsión y le costó la vida

 

 

 

Una sicaria se encargó de segar la vida de Norma Marlene Ramírez Sanabria, de 38 años, cuyo cadáver quedó tendido en el interior de una panadería de la colonia Santa Teresita, zona 2 de San Miguel Petapa, se supo que el dueño del negocio se negó de pagar la extorsión lo que ocasionó una represalia contra la trabajadora.

La víctima se encontraba despachando pan caliente a los clientes, cuando ingresó una mujer aparentando que iba a comprar, desenfundó una pistola y sin mediar palabras disparó a corta distancia, luego salió de local montó una motocicleta y se dio a la fuga junto a su cómplice, mientras los vecinos llamaron a los Bomberos Municipales Departamentales quienes verificaron que Norma Ramírez, de nacionalidad salvadoreña, tenía múltiples heridas de arma de fuego, lo que le ocasionó la muerte en el acto.

Mientras las autoridades del Ministerio Público (MP) realizaron las pesquisas en la escena del crimen, constataron que alrededor del cadáver hallaron nueve casquillos 9mm, mientras en el mostrador estaban quebrados los vidrios por los impactos de bala.

Al lugar del crimen se presentó Miguel Ángel Macario Rodríguez, reconoció el cadáver de su esposa, indicó a los investigadores de la Policía Nacional Civil que ella tenía tres años de trabajar en la panadería.

El patrón no quiso pagar nada
A las seis de la mañana del lunes, un sujeto entró a la panadería para darle un celular a ella, en donde le indicaron que tenía que entregar el aparato a su patrón quien debía contestar, sin embargo el dueño del negocio se negó totalmente a pagar un solo centavo a los extorsionistas, lo que causó el ataque contra Norma Ramírez.

El extorsionista antes de retirarse le advirtió a la fallecida “no abrás mañana (ayer)”, pero ella por la misma necesidad del trabajo llegó a sus labores y los asesinos no le perdonaron la vida y mandaron a otra mujer a asesinarla.

Foto: DOMINGO TERCERO