Home > Nacionales > Editorial > Transporte pesado, un mal necesario

Transporte pesado, un mal necesario

Los accidentes viales son bastante comunes en nuestro país. Los hay de todo tipo. Están los ocasionados por pilotos en estado de ebriedad, los que se dan por desperfectos en los vehículos, y también los que se registran por imprudencias de los conductores, principalmente por alta velocidad.

En las carreteras, son los pilotos de vehículos de transporte pesado los que más complicaciones generan. Los autobuses, los camiones y los tráileres son los automotores que más responsabilidad tienen en la mayoría de percances.

Ayer, en el kilómetro 17 de la ruta Interamericana, en los carriles que conducen a la capital, un tráiler volcó. El punto del accidente es una curva en pleno descenso, lo que hace suponer de inmediato que el piloto conducía a alta velocidad, lo cual no le permitió maniobrar para evitar que el vehículo volcara. En el furgón transportaba piñas, productos que no sufrieron ningún daño considerable. Sin embargo, el accidente generó un caos vial de casi 12 horas, pues ocurrió a eso de las 3 de la mañana y el vehículo fue retirado del lugar hasta aproximadamente a las 16 horas.

Este incidente no hace sino confirmar la necesidad de que las autoridades encargadas del velar por el buen funcionamiento y desempeño del transporte pesado, deben hacer mejor su trabajo. No pueden permitir que los pilotos continúen conduciendo a altas velocidades y, menos aún, sin el mantenimiento adecuado, lo cual incluye las llantas lisas, de esas que se pinchan con la sola mirada de los zancudos.

 

 

Leave a Reply