Home > Editorial > Ya está tras las rejas
editorial

La lucha en contra del crimen organizado por parte de las fuerzas de seguridad, sigue dando sus frutos. Ayer, en un exitoso operativo, agentes del Comando Antisecuestros de la Policía Nacional Civil (PNC), luego de varios meses de investigación, lograron ubicar la guarida de un hombre sindicado de ser el jefe operativo de la banda de secuestradores denominada “Los Infieles”.

El nombre del ahora detenido es Brenner Aldair Morataya Pineda, de 18 años, alias “el Baby”.

Este sujeto, cuya apariencia no indicaba a las personas que lo rodeaban y con quienes trabajaba que era un individuo buscado por la PNC, a cuyos agentes había logrado despistar en varias oportunidades, cuando ya le habían tendido cerco. Pero ayer no pudo escapar y fue copado en una vivienda, en una finca de aldea Las Pozas, Chiquimulilla, departamento de Santa Rosa, donde se había refugiado.

Sus cómplices ya están en prisión desde el 22 de enero de 2015, luego que se les detuviera en la colonia Jardines de la Asunción de la zona 5 capitalina, y se rescatara a una mujer a quien tenían secuestrada, y a quien el grupo preparaba para trasladar a otro lugar, para  así presionar a los familiares para que pagaran el rescate que exigían.

Ahora bien, las autoridades tienen la obligación de documentar todo lo que van a presentar ante el juez correspondiente, para que su acusación tenga fundamento, y así evitar que les echen por tierra el caso. Es necesario que, al final de todo el proceso, se obtenga una condena fuerte para este grupo de secuestradores.

Las familias de las víctimas de esta banda delincuencial pueden ahora dormir tranquilos, ya que el grupo se encuentra tras las rejas, a la espera de recibir un juicio justo y, como ya se indicó, si el Ministerio Público (MP) cumple bien su función, el grupo de secuestradores recibirá sentencia condenatoria acorde a los delitos que les imputen. Pero para el Comando Antisecuestros de la PNC, la pelea contra las bandas del crimen organizado no cesa, pues aún hay otros secuestradores que deben ser detenidos, capturados y llevados ante la justicia.